Objetivo cumplido en la prueba en línea del Nacional

El gran trabajo grupal de la selección andaluza, con Mario Vílchez en la convocatoria, permite a Carmelo Urbano alzarse campeón de España sub-23.

La selección andaluza sub-23 celebra el título nacional de Carmelo Urbano (Foto: Federación Andaluza de Ciclismo).

Los diez representantes de la selección andaluza sub-23 acudían a tierras murcianas a la prueba en línea del Campeonato de España de Carretera con el objetivo de traerse a nuestra región el título nacional, mejorando así el subcampeonato conseguido hace un año por Carmelo Urbano. El recorrido de 157,8 kilómetros entre Archena y Lorca era propicio para el combinado, formado por corredores de experiencia y que esta temporada están firmando un año muy completo.

Así, los andaluces han estado desde inicio en todos los cortes, muy activos en todo momento y colocando a sus hombres en cada escapada que se iba formando. Y finalmente el propio Urbano ha cruzado la meta en primer lugar en solitario convirtiéndose en campeón de España de la categoría y haciendo bueno el impecable trabajo de sus nueve compañeros de selección, entre los que se encontraba el quesadeño Mario Vílchez. El corredor del Bicicletas Rodríguez-Extremadura ha entrado en el pelotón principal, en 49ª posición, a 10:43 del coíno.

Urbano, confirmando así su condición de favorito y de uno de los corredores nacionales de mayor proyección, ha conseguido un histórico oro en el que el combinado andaluz dirigido por Antonio Miguel Díaz ha trabajado coralmente para alcanzar la victoria.

Pasada la hora de carrera un grupo formado por treinta ciclistas tomó la cabeza en la que fue la escapada del día. Ahí Andalucía fue capaz de colocar varias de sus mejores bazas, como Sergio Jiménez, Carmelo Urbano o Miguel Ángel Silva. El Alto de la Perdiz estaba llamado a ser uno de los puntos clave de la carrera y así fue, rompiéndose el grupo delantero con el riojano Arturo Grávalos tomando un minuto de diferencia sobre un grupeto donde marchaba Urbano.

El entendimiento de ese grupo hizo que antes de subir el decisivo Alto del Castillo de Lorca se unificaran en cabeza para jugarse la prueba. Y no fue en la subida sino en la bajada donde todo se decidió. Carmelo Urbano, siempre muy atento, aprovechó las desafortunadas caídas de Ibarguren y Adriá para marcharse a cuchillo junto a Grávalos buscando la meta de Lorca, en cuyo casco urbano el riojano se cayó en una curva. Los últimos metros fueron de alta intensidad rodando en solitario hacia un triunfo que el coíno celebró con rabia. El malagueño entraba en meta con un tiempo de 4:03:31.

A la finalización de la prueba el corredor malagueño afirmaba que “lo principal es agradecer la labor que ha hecho todo muy equipo. Esta victoria supone un premio al esfuerzo”. Por su parte, en declaraciones a El Ciclismo de Jaén, Mario Vílchez destacaba que «Carmelo era uno de los grandes favoritos para la victoria y una de las bazas de la selección. En el kilómetro 30 se hizo la fuga del día y pudimos meter a tres corredores nuestros. En el pelotón nadie tiró porque en el grupo delante todas las selecciones llevaban a alguien y en el puerto principal la ventaja ya era de 6 minutos, por lo que quedaba claro que la victoria se iba a jugar delante».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *