Finalizando una París-Niza atípica

José Manuel Díaz Gallego, corredor del Nippo Delko One Provence, se sitúa 45º en la clasificación final de la ‘Carrera del Sol’, en la que fue protagonista en la segunda etapa.

El jienense, durante la crono de 15 kilómetros de la cuarta etapa (Foto: Noa Toledo Arnon).

José Manuel Díaz Gallego uno de sus objetivos en esta temporada de estreno en el Nippo Delko One Provence era estar en la línea de salida de la París-Niza. Una prueba mítica con ganadores como Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Raymond Poulidor, Miguel Induráin, Tony Rominger, Laurent Jalabert y Sean Kelly, y que este año cumplía su 78ª edición.

Ayer finalizó la prueba. Pero no lo hizo en Niza en esta ocasión y tampoco con la octava etapa que debía desarrollarse hoy. La organización cancelaba la última jornada y dejaba en siete días una carrera que quizá no debía haberse nunca disputado con el escenario actual de pandemia global del COVID-19.

Pese a todo, el jienense podrá decir que ya ha participado en una competición como ésta y, además, teniendo protagonismo con su escapada en la segunda etapa. Díaz Gallego volvía a dejar muestras de su calidad y su buen estado de forma, que le llevaron a conseguir a principios de mes en el Tour de Ruanda su primera victoria como profesional.

Ya de salida en Chevreuse el corredor del Nippo Delko One Provece se marchaba junto a Jonathan Hivert (Total Direct Énergie). 105 kilómetros de escapada que finalizaban cuando el pelotón les atrapaba a falta de 62 kilómetros para la meta de Chalette-sur-Loing.

Este París-Niza quizá se recuerde por muchas circunstancias: siete equipos (Mitchelton-Scott, Ineos, UAE Team, Astán, CCC, Movistar y Jumbo) renunciaron finalmente a participar, porque otras escuadras (Bahrain-McLaren y Israel Start-Up Nation) abandonaron la prueba cuando ya estaba en marcha, por la victoria de etapa de Iván García Cortina (que estuvo a punto de firmar un doblete), por la exhibición ayer de Nairo Quintana en La Colmiane (sin público) o por el maillot amarillo de Maximilian Schachmann.

El caso es que para Díaz Gallego será especial, pese a haber sido una prueba casi fantasma, sin público, encapsulada. Por haber participado y por haberlo hecho dejándose ver. El de Jaén finaliza 45º en la general, a 40:13 del alemán Schachmann, siendo el sexto mejor joven y el octavo en la clasificación de la montaña.

Ahora, intertidumbre y paciencia. Solo cabe esperar para ver la evolución de la situación para saber cuándo volverán a disputarse pruebas y cuándo podremos volver a ver brillar al jienese del Nippo Delko One Provence sobre la carretera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *