«Tengo en la cabeza preparar el Campeonato de España»

Tras un destacado inicio de temporada en su nuevo equipo, José Manuel Díaz Gallego nos detalla cómo afronta un ciclista profesional el confinamiento y fija su atención en unos nacionales que se disputarán en la provincia de Jaén.

Primera temporada del jienense en el equipo francés, donde ha logrado su primera victoria como profesional (Foto: Nippo Delko One Provence).

Como no podía ser de otra forma con esta situación, nos atiende de forma telefónica. Se le nota tranquilo y animado, y sus palabras así lo confirman. El obligado parón por el reclutamiento por el estado de alarma le ha llegado a José Manuel Díaz Gallego (Jaén, 1995) en un grandísimo momento, tras haber conseguido su primera victoria como profesional y su participación en una extraña París-Niza. De la mano del corredor del Nippo Delko One Provence hacemos un balance en su estreno en el equipo francés, su paso por el Vorarlberg y por el Israel, y, como no podía ser de otra forma, por el Bicicletas Rodríguez Extremadura, al que sigue considerando una familia. El único ciclista profesional jienense en el pelotón esta temporada no sabe cuándo volverá a competir, pero pone el foco en lo que debe ser una cita especial para él: el Campeonato de España, que este año se disputará en la provincia de Jaén.

¿Cómo lleva un ciclista profesional el confinamiento por el COVID-19? ¿Cuál está siendo tu rutina en una situación como esta?
Por ahora, bastante tranquilo. Haciendo un poco lo que nos apetece, con mucho relax, porque la verdad es que esta situación se presenta bastante larga. Un poco de rodillo y un poco de ejercicio, pero sin pensar en el futuro, ya que no sabemos cuánto puede durar esto.

¿Qué os han comentado para estos días desde el Nippo Delko One Provence?
Desde el equipo se nos ha comentado que hay que estar concentrados. Se nos ha pedido que no nos descuidemos mucho porque no sabemos si las carreras llegarán en un mes o dentro de tres. No deja de ser una temporada atípica, en cuanto se retome la actividad normal no vamos a tener tiempo de nada.

¿Afronta un profesional esta situación de forma distinta a un aficionado? Hay voces que reclaman que los deportistas profesionales puedan entrenar fuera de casa pese al confinamiento…

Desde luego que son situaciones diferentes. Mirando al ciclista profesional como cualquier otro trabajador, realmente no es lo más importante que esté en la carretera. Tampoco sería algo arriesgado ya que iríamos solos y somos un pequeño porcentaje. Pero la ley dice eso y hay que acatarlo. Pero hay que tener en cuenta que también somos representantes de España y luego nos gusta ver a los deportistas de élite españoles en lo más alto en los Juegos Olímpicos, el Tour de Francia o en una competición de baloncesto.

Pese a lo insólito de la situación, has tenido un arranque de la temporada espectacular en tu estreno con el Nippo Delko One Provence: tu primera victoria en el campo profesional y tu participación en la París-Niza con protagonismo en una larga escapada. ¿Qué balance haces?
La diferencia respecto con otras temporadas es que hemos arrancado con un puntito más. Ante esta situación eso nos da un poquito más de tranquilidad. Luego son todo prisas y estrés por obtener resultados y se complica todo más. Me lo planteé como una pretemporada bastante larga y quería empezar bien. Y así ha sido.

Ha sido una París-Niza, con equipos que no llegaron a acudir, otros que se retiraron, sin público… ¿No fue extraño estar compitiendo con las noticias que os tenían que estar llegando sobre la evolución de la crisis sanitaria?
Lo que más raro se me hacía era no ver público a la hora de firmar y de la presentación de los equipos. No había nadie. Era lo que más me chocaba. Respecto a las noticias que me llegaban de fuera, no eran muchas. Te mantienes desconectado de todo porque estás pensando un poco más en carrera, pero lo que llegaba era bastante alarmante, sobre todo el miedo de no poder regresar a casa.


«En la París-Niza lo que más me chocaba era no ver público a la hora de firmar y de la presentación de los equipos. Las noticias que llegaban de fuera eran bastante alarmantes, sobre todo el miedo de no poder regresar a casa»


Al final regresaste, vía Portugal, y antes de lo previsto.

Terminé la etapa y me lancé a coger otro vuelo. Menos mal, porque tenía un vuelo por la noche al día siguiente que al final se retrasó y no hubiera podido coger el de Portugal a Málaga.

Ahora mismo estamos viendo aplazamiento y suspensión de carreras. Cualquier planificación de la temporada es una quimera, pero haciendo un ejercicio de imaginación ¿tienes una idea de por dónde puede ir tu calendario una vez que supere esta situación?
La verdad es que tengo en la cabeza preparar el Campeonato de España. Creo que es una cita que puede ser seguro que se celebre. Es un plazo bastante amplio. Además, si preparamos bien esta prueba, podemos llegar también en buena forma a las que carreras que se disputen antes.

Además este año el Campeonato de España es en casa…
Es algo que también habrá que tener bastante en mente.

Tras dos años en el Israel Academy tuviste que dar en 2019 un paso atrás bajando de categoría con el Team Vorarlberg-Santic. Más allá de haber supuesto tu regreso este año a la segunda división del ciclismo mundial de la mano del Nippo Delko One Provence, ¿qué balance haces de tu paso por el equipo austríaco?
Bastante positivo ya que hice bueno eso de que a veces hay que dar un paso atrás. Me vino bastante bien para tener más ambición y preparar todo mucho mejor. Reconozco que fue un cambio bastante importante pasar de amateur al Israel, con carreras bastante grandes. También es verdad que podía estar preparado para seguir en el equipo pero el paso por el Vorarlberg ha sido necesario.

Ahora, de vuelta en en carreras grandes, te parecerán ya lejanas aquellas tres temporadas en el Bicicletas Rodríguez Extremadura y tu victoria en el Memorial Valenciaga de 2016…
Ya va quedando bastante atrás, aunque sigo tengo muy buena relación con ellos. El equipo era como una familia y todo el mundo era una parte más de mí. Sigo estando en grupos con ellos y tenemos una relación muy cercana. Al final, gracias a ellos soy ciclista: ellos me enseñaron a cuidarme, a sacrificarme y a ser ciclista.

¿Sigues entonces la actualidad del equipo de Alfonso Rodríguez? En la plantilla de este año hay dos corredores de nuestra provincia: el torrecampeño Cristóbal Moral y el tosiriano David Delgado.
Con David Delgado tengo bastante relación, con Cristóbal Moral un poco menos. Continúo teniendo una relación muy cercana con directores y demás, y con los corredores con los que compartí equipo, prácticamente igual. Seguimos siendo como una familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *