«Veo complicado el ciclismo femenino en carretera: pocas chicas y pocas pruebas»

Maite Valenzuela estrena este año equipo. Ha llegado al Baldu Bike, donde sigue demostrando que su motivación es superarse día a día disfrutando de este deporte, como en estos días de confinamiento con rodillo y haciendo core con sus hijas.

La ciclista del Baldu Bike, en un entrenamiento de este año (Foto: Pacobike).

Maite Valenzuela empezó a competir hace pocos años. El «culpable»: su marido, otro apasionado de la bicicleta, Francisco García López, con quien comparte entrenamientos en estos días de confinamiento. Pese al poco tiempo que lleva entrenando y compitiendo, los resultados llegaron desde el primer momento y 2019 lo cerró con un destacado balance tanto en carretera como en mountain bike, disciplina a la que se está enganchando cada vez más.
Nacida en Jaén (1979) pero afincada en Cambil, es una de las tres caras nuevas esta temporada del Baldu Bike, con el que ya ha sumado algunas buenas actuaciones este año. En carretera logró la victoria en la Subida al Santuario Virgen de la Sierra, del Ranking Andaluz, y fue segunda en la Cronoescalada Castell-Conjuro. Además, fue quinta en su categoría, máster 40, en el ‘V Maratón BTT Monclova Desert Gran Premio Vialider’, primera cita del Open de Andalucía BTT Maratón.

Tu llegada al ciclismo fue tardío… ¿Cómo se produjo?
Mi llegada al ciclismo se produjo hace 20 años, cuando conocí a mi marido, pero nunca me llamo la atención la bici. Lo acompañaba a las carreras, pero ni me fijaba. Pero un día salto la chispa y pensé: voy a probar eso de la bici, a ver si entiendo la fiebre que tiene este hombre. Y aquí estoy.

En 2018 y con menos de un año de entrenamiento ganabas la Copa de Andalucía de ciclismo de carretera. Y el año pasado firmabas una temporada sensacional con el subcampeonato del Ranking Andaluz de Carretera Máster, la tercera plaza en el Ranking Andaluz de BTT Maratón y la primera posición en la Copa Diputación de Jaén BTT Maratón. ¿Hay capacidad de mejora?
La capacidad de mejora solo la centro en mí misma, en superarme día a día y seguir disfrutando de este deporte. Las pruebas a las que voy me las planteo como retos y el objetivo es disfrutar.

Este año has tenido ya éxitos tanto en carretera como en mountain bike. ¿Qué objetivos te planteas para este año, más allá de la situación que vivimos en la actualidad?
Desde el año pasado empezó a llamarme la atención el ciclismo de montaña. En esta modalidad la técnica es un elemento que cobra gran importancia y yo no tenía prácticamente ninguna: hasta un caracol bajaba más rápido. Eso no me produjo ninguna frustración, sino una motivación extra. Empezamos con medias maratones sencillitas y acabe con el Dessafío Sierra Sur de Jaén: nunca había estado tantas horas encima de una bici. Aunque la carretera siempre me gusta porque me permite dar lo mejor de mí físicamente, sin estar pendiente de las piedras.

Tras tu paso por el mítico Semar granadino este 2020 has llegado al Baldu Bike. ¿Cuáles han sido tus sensaciones y con qué ambiente te has encontrado en el equipo?
Baldu ha sido como llegar a mi casa. Buscaba eso: estar cómoda y entre amigos, además de la cercanía de un equipo de Jaén. Paco Martín, de Semar, me acogió con los brazos abiertos y siempre se lo agradeceré, pero quería centrar mi calendario en nuestra provincia.

Hace solo unos años que compites pero suficientes para conocer la situación del ciclismo femenino. ¿Cómo ves la evolución y cuál crees que va a ser el futuro?
El ciclismo femenino en carretera lo veo complicado: pocas chicas y pocas pruebas. Además hemos dependido en las carreras de los máster 50 y 60, ya que corríamos juntos y estos imponían un alto nivel de carrera, lo cual hacia dejar a muchas chicas fuera de control. La montaña es otro mundo, hay muchas más chicas y no hay fuera de control por lo que el reto es más personal e individual.


“Llegar a Baldu ha sido como llegar a mi casa. Buscaba estar cómoda y entre amigos. Paco Martín, de Semar, me acogió con los brazos abiertos y siempre se lo agradeceré, pero quería centrar mi calendario en nuestra provincia”


¿Bicicleta de carretera o de montaña?
Pues para rendir a tope y no mirar al suelo la de carretera, pero la mountain bike cada día me gusta más y comienzo a disfrutar bajando: pronto me tendrá que regañar mi compañero de entrenos.

¿Qué prueba de las que no has tenido aún ocasión de disputar te gustaría correr? ¿Por qué?
Los campeonatos de España, tanto de carretera como de montaña, y alguna prueba del Open de España, pero salir de Andalucía está complicado con la familia: los abuelos no dan para más. Mi compañero dice que la Andalucía Bike Race, pero después de ver por donde bajan, lo vamos a dejar, que el dentista está caro.

¿Y de las que has tenido oportunidad de correr, cuál es tu favorita? ¿Cuál es el motivo?

El Dessafío Sierra Sur de Jaén fue mi gran reto. Muchos creían que no la terminaría, incluida yo (fue la tercera mejor fémina y la primera clasificada en máster 40). Pero me gusta llevarme la contraria y sorprender a mi entrenador. En la meta me estaba esperando y su cara lo dijo todo. De aquel día también recuerdo a un amigo periodista que nos estaba esperando en la meta.

¿Cómo llevas los entrenamientos estos días con el confinamiento por la pandemia global que vivimos?
Hay turnos para el rodillo, el pobre está pasando lo suyo. Un poco de core con mis hijas también ayuda a que el día sea más ameno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *