El día que el mundo descubrió La Pandera

La Vuelta llegó por primera vez al alto jienense en 2002 con victoria de Roberto Heras, en las filas del US Postal. Aquel día se ponía líder Óscar Sevilla en una cima que la ronda española ha visitado cinco veces.

Triki Beltrán, Zubeldia y Casagrande, en plena ascensión de La Pandera en 2002 (Foto: Pablo Caballero / Cosasdelciclismo.wordpress.com).

Por Agustín Toledano

En 2002 la Vuelta Ciclista a España llegaba por primera vez a La Pandera. Era el 12 de septiembre. El día anterior se había llegado a Sierra Nevada con victoria del italiano Guido Trentin, convirtiéndose nuevo líder el vizcaíno Mikel Zarrabeitia. Al alto jienense se llegaba en la sexta etapa. Un total de 153 kilómetros con salida en Granada en los que un gran Roberto Heras se alzaría con el triunfo, Óscar Sevilla se vestía con el entonces maillot oro y Joseba Beloki y Paco Mancebo iban a seguir cediendo tiempo.

Aquel día se llegaba hasta los 1872 metros del Alto de la Pandera desde Jaén. Desde la capital se afrontaban 36 kilómetros ,siempre en subida, menos el corto tramo que hay antes de llegar a Los Villares, localidad donde los corredores debían superar el alto de segunda categoría que precedía a La Pandera. En aquel lugar Gilberto Simoni, del Saeco, abría las hostilidades aún lejos del puerto que se empezó a conocer como «el Angliru del sur», aunque alguien que conoce muy bien el terreno, Manuel ‘Triki’ Beltrán, aclara a El Ciclismo de Jaén que «es muy distinta a todos los míticos finales de La Vuelta».

Hasta la cima aún esperaban 24 kilómetros de ascensión y con el italiano viajaba un grupo de ciclistas, algunos con una grandísima calidad, que no le ofrecieron ningún relevo: Alexandre Vinokourov, Félix García Casas, Iban Mayo, Oscar Camenzind y Fabian Jeker.

Poco después el equipo de Heras, el US Postal, empezaba a marcar un ritmo de desgaste con Christian Vande Velde en el duro arranque del puerto: el primer kilómetro depara rampas importantes del 11% de desnivel y del 14% en el segundo. El ataque del Simoni se antojaba entonces temprano a la vez que empezaban a ceder favoritos: Igor Galdeano, primero; Beloki, después; y Mancebo y Ángel Casero, por último. El ritmo del gregario estadounidense hacía mella y al final se quedaban mano a mano Heras y Sevilla.

Sevilla y Heras. El albaceteño intentó ser valiente, pero el de Béjar, recuperado del desfallecimiento del día anterior, iba sobrado y se ponía de pie en una rampa del 15%. Heras se marchaba en persecución de Simoni y sus rácanos acompañantes. Los iba rebasando y se encontraba con la victoria. Apretando los dientes hasta la línea de meta (con unos últimos 100 metros al 14%), sin levantar los brazos en la celebración buscando recuperar el máximo tiempo posible del 1:49 que se dejaba en ese momento en la clasificación general en su lucha por el maillot de líder. Una prenda que arrebataría al propio Sevilla nueve jornadas después en el Angliru, donde ofrecía otra exhibición demostrando su poderío en la montaña. Pero no sería aquella una de sus cuatro victorias en la ronda española. Otro Kelme, no Óscar Sevilla sino Aitor González, se hacía con la victoria final gracias a la contrarreloj del último día en Madrid.


Triki’ Beltrán, que aquella etapa entró a 1:36 de Roberto Heras, destaca que La Pandera es «muy distinta» a todos los finales míticos de La Vuelta


Roberto Heras invertía un tiempo de 3:53:47, aventajando en 18 segundos a Simoni, Sevilla y Mayo. Por detrás, a 48 segundos llegaba un grupo de cuatro corredores con Vinokourov, Aitor González, García Casas y Jeker. El reguero de ciclistas seguía llegando a la línea de meta y todos ellos nombres de calidad: Camezind, Francesco Casagrande, Haimar Zubeldia, Danilo Di Luca, Claus Michael Moller, David Millar, Beloki, Luis Pérez, Mancebo… Y, por supuesto, Beltrán, que llegaba 18º, a 1:36, junto a Casero, su compañero en el Coast. En aquella edición, el jienense firmó una gran Vuelta, terminando noveno en el primero de los cuatro top 10 que logró en esta carrera a lo largo de su trayectoria.

En cinco ocasiones
Con esa aparición en 2002, el Alto de la Pandera se añadía a la lista de míticas cimas de la Vuelta Ciclista a España, al sorprender por su tremenda dureza y rampas que superan el 15% y todo gracias a Juani Zafra, vecina de Valdepeñas, quien envió junto a su novio un correo electrónico a Unipublic ensalzando el alto y las posibilidades que ofrecía para el espectáculo.

En 2017 fue la última vez que se llegó a su cumbre en esta grande, con victoria de Rafal Majka y viéndose una bonita batalla en la que Chris Froome resistió los envites de Alberto Contador y Vincenzo Nibali. Las cuatro llegadas precedentes también tuvieron ganadores de renombre: Damiano Cunego (2009), Andrei Kashechkin (2006) y Alejandro Valverde (2003), además de la narrada de Heras.

Roberto Heras, en la ronda española de 2005 (Foto: Dani Sánchez / La Vuelta).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *