‘Señor’ de las rampas del Castillo de Santa Catalina

Alejandro Valverde logró en la Vuelta a Andalucía de 2014 la victoria en la única llegada que ha tenido una prueba ciclista en este enclave jienense, que presenta rampas de hasta el 17%.

El murciano cruzó la línea de meta en las rampas jienenses tras 5:08:57 de carrera (Foto: Movistar Team).

El incombustible Alejandro Valverde, que en este mes cumplirá los 40 años, ostenta el privilegio de ser el ciclista con más victorias en la clasificación general de la Vuelta a Andalucía: cinco. En 2014 iba a sumar su tercer título cimentando su éxito en tierras jienenses, ganando la primera etapa de la 60ª edición de la Ruta del Sol, que finalizaba en el Castillo de Santa Catalina.

Tras un prólogo contrarreloj individual de algo más de 7 kilómetros en la provincia de Almería, en la que el murciano ya se vestía el entonces maillot rojo de líder de la ronda, la prueba viajaba hasta Jaén. La jornada más dura de aquel año, salvando casi 4000 metros de desnivel en 186 kilómetros y con altos puntuables. Sin descanso desde la salida de Vélez-Málaga.

El líder de Movistar Team, triunfador en dos ocasiones en tierras jaeneras en la Vuelta a España -en las llegadas de La Pandera (2003) y la capital (2008)-, mantenía su idilio con nuestra provincia, llevando a buen término el sensacional trabajo de sus compañeros durante aquel 20 de febrero.

Era una etapa propicia para Valverde, que necesitó más de cinco horas de pedaleo para ser el primer en cruzar la meta: perfil sinuoso y llegada en cuesta. Era la primera vez que una prueba ciclista llegaba al Castillo de Santa Catalina, que corona el cerro del mismo nombre, en una estribación de la Sierra de Jabalcuz a 820 metros de altitud, desde la cual se divisa toda la ciudad de Jaén, los olivares y las montañas circundantes de la zona. Un enclave privilegiado con un final explosivo como quedó demostrado con el espectáculo que se vio aquel día. Sin embargo, ha sido la única vez que una cita deportiva de máximo nivel ha llegado a este lugar.


De tercera categoría, es una subida irregular y corta, con un desnivel aproximado de 5,4% pero con rampas de hasta el 17%


En los diez primeros kilómetros once ciclistas buscaron formar la escapada, que se consolidaba en plena ascensión a Ventas de Zafarraya, primera dificultad de la jornada. La cabeza del pelotón recaía sobre el Movistar, con Imanol Erviti y Eros Capecchi como los primeros encargados de mantener a raya una fuga que llegaba a contar con una ventaja que se marchó hasta los siete minutos, una distancia que empezó a reducirse cuando el final se encontraba a unos 90 kilómetros.

Rubén Plaza se encargó de estirar el gran grupo cuando apenas restaban 30 kilómetros y José Herrada y el jienense Javi Moreno seleccionaban y controlaban los pocos ataques que se atrevieron a desafiar el ritmo de la escuadra telefónica. Acercándose la carrera a Jaén y con menos ventaja en la escapada, solo cuatro ciclistas resistían en cabeza y el polaco Lukasz Owsian (CCC) era el último en ser neutralizado, a menos de diez kilómetros del final.

El Sky se sumaba también a la fiesta y aceleraba el ritmo en las cercanías de las faldas de Santa Catalina (tercera categoría), una subida corta e irregular, con un desnivel aproximado de 5,4% pero con rampas de hasta el 17%.

La potente escuadra británica llevó en volandas a Richie Porte. Trabajaron Edvald Boasson Hagen, Vasil Kiryienka, Peter Kennaugh y, por último, Geraint Thomas, para el australiano, ya que Bradley Wiggins había ‘explotado’ antes. Apenas una decena de unidad encabezan la carrera sometidos por el Sky. Entonces Ion Izagirre tomó el mandó para llevar en volandas a un Valverde que aceleró cuando faltaban menos de medio kilómetro y se impuso con solvencia en el sinuoso y empinado repecho final, mostrándose una vez más infalible.


Bonita batalla aquella etapa la planteada entre Sky y Movistar, equipo que tenía en sus filas al jienense Javi Moreno y que realizó un gran trabajo para el murciano en la parte final de la jornada


El murciano, que aquel año se subió al podio en la Vuelta a España y fue número 1 del UCI World Tour, aventajó en cuatro segundos a Bauke Mollema, Davide Rebellin, Porte y Luis León Sánchez. Javi Moreno entraba 29º, a 51 segundos después del gran trabajo realizado en favor de su líder. El jienense finalizó ese año la ronda andaluza 89º, a 24:20 del murciano.

El campeón mundial en 2018 destacaba la dureza de la etapa y el trabajo del equipo aquel día en Jaén: «Ha sido un día realmente duro, en un continuo sube y baja. Hemos salvado casi 4.000 metros de desnivel y eso en 185 kilómetros y, sobre todo, en la época en la que estamos, es una barbaridad. Queríamos dejar una fuga no tan numerosa, pero cuando se han marchado empezábamos a subir y volver a cogerles suponía acelerar demasiado la carrera. La verdad es que Erviti y Capecchi me han dejado impresionado porque han hecho un trabajo increíble tirando casi toda la etapa. Y el resto de compañeros al final, lo mismo: con Plaza, Herrada y en la última parte con Javi. Todos han estado de chapeau. Al final la labor de Ion Izagirre ha sido crucial porque Porte ha mandado a Thomas por delante y ahí Ion ha cubierto el hueco y me ha lanzado genial. No es que fuera sobrado, porque después de esta etapa todos íbamos muertos, pero sí que veía que tenía buenas piernas».

Tras esta etapa, Valverde contaba con 19 segundos de margen sobre Porte, 21 sobre su paisano Sánchez y 24 sobre su compañero Izagirre de cara a la decisiva etapa del día siguiente, casi 200 kilómetros que finalizaban, sin ninguna ascensión previa, en el Santuario de la Virgen de la Sierra de Cabra, de primera categoría. Allí el corredor del Movistar sumaba su tercera victoria de aquella edición y aseguraba su triunfo final a falta de dos jornadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *