El primer español en ganar el maillot blanco del Tour

Nacido en Huesa, Enrique Martínez Heredia fue el mejor joven de la ronda francesa en 1976, temporada en la que debutaba como profesional con el Kas y en la que también se hacía la Volta a Catalunya.

Enrique Martínez Heredia celebra su triunfo en la Volta de 1976.

Por Agustín Toledano

El Tour del Porvenir rezuma un gran prestigio. Es una prueba donde suelen destacar los jóvenes talentos que de inmediato triunfan en el profesionalismo. En su palmarés figuran ganadores de la talla de Joop Zoetemelk, Charly Mottet, Miguel Induráin, Laurent Fignon, Nairo Quitana, Egan Bernal y Tadej Pogacar. Hasta 1974 solo dos españoles, Antonio Gómez del Moral y Mariano Díaz, habían triunfado en esta carrera francesa. Ese año Enrique Martínez Heredia lograba la victoria, por delante del austriaco Wolfgang Steinmayr y del italiano Gabriele Mirri, y encaminaba sus pasos hacia el campo profesional, donde debutaba de forma brillante.

Martínez Heredia nació en la localidad jienense de Huesa el 27 de enero de 1953, aunque su familia se trasladó a Madrid cuando él tenía cuatro años en busca de un trabajo mejor para su padre. Allí se instalaron en Ciudad Pegaso, donde el menor de los cinco hermanos se formó. Pese a que su vida ha estado vinculada a Madrid, donde trabajó en un taller de coches hasta que sus triunfos en el campo aficionado le hicieron dedicarse al ciclismo, siempre ha reconocido una relación muy especial con su tierra de nacimiento: «Siempre lo he llevado dentro», destacaba a Diario AS coincidiendo con la llegada a la Sierra de Cazorla de la Vuelta a España en 2005. Añadía entonces que se le ponía «la carne de gallina» cuando corría por Jaén. Por ese nexo cuenta con el privilegio de nombrar una calle de este municipio de la Comarca de Cazorla.

Tras su victoria en el Tour del Porvenir y la de la Vuelta a Navarra en 1973, fue profesional desde 1976 hasta 1984, pasando por los equipos Kas, Teka, Colchón Cr, Kelme y despidiéndose en el Hueso. Durante esas ocho temporadas tuvo la oportunidad de participar en cuatro campeonatos del mundo, destacando como mejor puesto una 25ª plaza en 1977, y sumando doce presencias en las tres grandes vueltas, con un top 20 en el Tour de 1977 y una octava posición en la Vuelta a España de 1978.

No brilló en las pruebas de tres semanas. Iba bien en montaña y se defendía en el llano y en la contrarreloj. En su estreno como profesional en 1976 con el Kas los excelentes resultados dejaban atisbar un futuro prometedor. Pero pese a algunas buenas actuaciones puntuales posteriores, no se confirmaron esas previsiones. Esa temporada se alzó con la Volta a Catalunya pese a no conseguir ninguna etapa (lo que sí logró un año más tarde) y el maillot de mejor joven del Tour de Francia, la segunda vez que se otorgaba el distintivo del maillot blanco en la Grande Boucle al corredor de menos de 26 años.

Era el primer español que lo conseguía y tras él solo lo han portado en París cuatro más: Antonio Martín, Francisco Mancebo, Óscar Sevilla y Alberto Contador. Una prenda a la que también han dado brillo ciclistas de la talla de Laurent Fignon, Greg LeMond, Fabio Parra, Andrew Hampsten, Marco Pantani, Jan Ullrich, Andy Schleck, los hermanos Yates y Egan Bernal.


Seleccionador nacional en el Mundial de Stuttgart de 1991, en el que Induráin se colgó la medalla de bronce, Martínez Heredia ganó el Tour del Porvenir de 1974, fue campeón de España en 1978 y logró dos victorias de etapa en la Vuelta Ciclista a España


Al año siguiente Enrique Martínez Heredia regresó al Tour y mejoró su clasificación general, siendo 18º. En 1978 acudió por última ocasión, aunque no pudo finalizar, lo que le ocurrió las dos veces que acudió al Giro de Italia (1977 y 1982). Sus mejores éxitos los tuvo en la Vuelta a España. Aquí en su país ganó dos etapas, en Viella en 1980 y en Sabiñánigo en 1982.

También en su palmarés aparecen el Campeonato de España en Ruta de 1978, una prueba en la que fue subcampeón en 1981, además de una Vuelta a Asturias, tres victorias en la Clásica de Sabiñánigo, dos etapas en la Vuelta al País Vasco y una etapa en Vuelta a Asturias, Vuelta a La Rioja, Vuelta a Aragón, Vuelta a Castilla…

La figura de Enrique Martínez Heredia es la de un madrileño de Huesa que reside en Alcalá de Henares y que tras su retirada en 1984 ha seguido ligado al ciclismo. Fue presidente de la Federación Madrileña de Ciclismo (FMC), donde anteriormente había sido director técnico, y fue seleccionador nacional en el Campeonato del Mundo de Stuttgart de 1991, en el que Induráin se colgó la medalla de bronce en la prueba en línea. En 2019, fue homenajeado con motivo de la disputa del XXI Gran Premio Macario, cita de la Copa de España élite/sub-23.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *