Premio de 15 000 pesetas para el ganador de la primera etapa de La Vuelta con llegada a Jaén

El neerlandés Theo Smit (Frisol-Gazelle) alzó los brazos en la tercera etapa la ronda española de 1976, logrando el primero de sus dos triunfos de su segunda edición.

Theo Smit celebra su victoria en Vuelta a Holanda Septentrional 1974.

Por Agustín Toledano

Theo Smit es un corredor de Países Bajos que logró sus mejores triunfos como profesional en las filas del equipo Frisol. En 1975 sumaba dos victorias de etapa en el Tour de Francia y la temporada siguiente otras dos en la Vuelta a España, precisamente una de ellas en la primera ocasión que la provincia de Jaén acogía un final de etapa de la ronda española.

El neerlandés, que ese mismo 1976 se proclamaba campeón de su país de 50 kilómetros de ciclismo en pista (en el velódromo también conseguía grandes resultados), alzó los brazos en la capital jienense en la tercera etapa de la 31ª edición de la carrera tras vencer al sprint. Los corredores salían de Priego de Córdoba y tras una etapa de 177 kilómetros Theo Smit daba tiempo al pelotón tras 5:09:27, batiendo a Tomás Nistal (Kas-Campagnolo) y Wilfried Reybrouck (Ebo-Cinzia), mientras que el belga José de Cauwer entraba noveno conservando el liderato por segundo día, aunque lo perdería la jornada siguiente en una etapa que salía de Jaén para alcanzar Baza después de 166 kilómetros. El corredor de Huesa Enrique Martínez Heredia (Kas-Campagnolo) entraba 21º en Jaén.

El ciclista de Ámsterdam sumaba así su quinto triunfo en aquella temporada (todos en España y los anteriores en la Vuelta a Levante) y el primero en la Vuelta a España, una cuenta que ampliaría dos días en Cartagena tambien al sprint, batiendo a Javier Elorriaga (Super Ser), Johnny Vanderveken (Ebo-Cinzia) y Martínez Heredia, al que siguieron cuatro ciclistas del TI-Raleigh-Campagnolo.

En aquella tercera etapa en la que por primera vez La Vuelta instalaba la meta en la provincia de Jaén hubo muchos intentos de fuga, pero el pelotón no permitió las aventuras. Domingo ‘Txomin’ Perurena (Kas-Campagnolo) y Javier Elorriaga lo intentaron en los últimos metros, pero se vieron superados por el empuje de Smit: «Cuando faltaban 600 metros me lancé a por la victoria, pero cien metros más adelante desfallecí un momento y creí que me quedaba. Pero saqué fuerzas de flaqueza y seguí adelante, hasta resultar vencedor», declaraba el corredor aquel día a Alfil.

Un triunfo emocionante para el neerlandés, cuyo hijo Dennis fue también profesional entre 2003 y 2014, después de que un año antes se le privara en La Vuelta de las mieles del éxito en la octava etapa en Puebla de Farnals por apoyarse en un compañero, por lo que fue descalificado: «Lloro de felicidad. Para mí era muy importante esta victoria. Esta noche no he dormido nada a consecuencia del catarro que padezco. Y no creía que iba a ganar».

Como primer clasificado de etapa Theo Smit recibió un premio de 15 000 pesetas (unos 90 euros), mientras que Nistal, 10 000 pesetas (60 euros); Reybrouck, 5000 (30 euros); Elorriaga, 2000 (12 euros); y Carlos Cuyle, 1000 (6 euros). El premio para Perurena por su sexta posición fueron 750 pesetas (4,5 euros) y Herman Van Springel ganó 650 pesetas (4 euros), mientras que se dieron 500 pesetas (alrededor de 3 euros) a los corredores del 8º al 16º: Georges Pintens, José de Cauwer, Paul Wellens, Rafael Constant, Didi Thurau, Günter Haritz (que con posterioridad fue sancionado por dopaje y dejó la carrera), Jean Pierre Baert y Daniel de Schrooder.

La Vuelta a España de 1976, con inicio en Estepona y final en San Sebastián, se disputó del 27 de abril al 16 de mayo con un recorrido de 3340 kilómetros dividido en un prólogo y 19 etapas, una de ellas doble. Participaron un centenar de corredores repartidos en diez equipos, de los que solo lograron finalizar la prueba 49 ciclistas. Pese a no ganar ninguna etapa, José Pesarrodona, fue el vencedor final. El barcelonés del Kas-Campagnolo cimentó el triunfo en la contrarreloj final de San Sebastián, donde fue segundo, tras el alemán Dietrich Thurau, lo que le sirvió para hacerse con el maillot amarillo frente a Luis Ocaña en una edición en la que solo hubo tres victoris de etapa españolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *