Motivado y «bien de forma» de cara a la Vuelta a Zamora

Mario Vilches regresa a la competición el próximo martes en la línea de salida de la Vuelta Ciclista a Zamora, prueba con la que se reactiva el ciclismo aficionado en España.

Cuatro meses después el campo aficionado español retoma la tan ansiada competición. La nueva normalidad en el ciclismo amateur llega de la mano de seis días de ciclismo en la provincia de Zamora auspiciados por el Club Deportivo Ciclismo Zamora. En primer lugar se disputará del 14 y el 17 de julio la XXXVII Vuelta Ciclista a Zamora, para después celebrarse el Trofeo Ayuntamiento de Zamora (sábado 18) y el Trofeo San José, el otrora Iberdrola, un día más tarde.

Tres pruebas para insuflar optimismo y revitalizar el panorama competitivo tras una emergencia sanitaria y un confinamiento por el COVID-19. El equipo sub-23 del Kometa-Xstra Cycling Team, presente en todas, asume la invitación con ganas y ambición. Mario Vilches acudirá a tierras castellanoleonesas. Tal y como anunció El Ciclismo de Jaén, el quesadeño de la formación de la Fundación Alberto Contador disputará la Vuelta Ciclista a Zamora, en la que el año pasado acabó en el top 20 en su categoría.  Como mínimo disputará esa cita, ya que el ‘seis’ de la formación sufrirá alguna variación de cara a las dos carreras posteriores en función de cómo se desarrolle la prueba por etapas.

Vilches se muestra muy optimista respecto a su regreso a la competición este año: «Vamos con más ganas que nunca de volver a competir después del parón. Hay que darlo todo en cada carrera como si fuera la última. Llego bastante bien de forma, ya que hemos trabajado muy bien y me estado lo más motivado posible para seguir haciendo las cosas bien».

La pandemia del coronavirus ha invitado a tomar parte algunas medidas extraordinarias en la parcela de la seguridad y la reducción de riesgos. Para empezar, la Vuelta Ciclista a Zamora reduce el número de equipos y participantes: seis integrantes (más tres miembros de staff) por cada una de las dieciséis escuadras presentes, para no superar el centenar de corredores en el pelotón. Tampoco habrá control de firmas, si bien todos los ciclistas, con la mascarilla puesta fuera de la competición, deberían pasar antes de la salida por una zona específicamente preparada para la toma de temperatura.

«Después de estos meses, los chavales tienen unas ganas de competición enormes. Es absolutamente entendible. Pero también hay que tener los pies en el suelo. Esto comienza de nuevo y tampoco puede uno volverse loco», aporta el director del Kometa-Xstra Cycling Team, Rafa Díaz Justo. La formación madrileña, además de por Mario Vilches, estará compuesta por el balear Joan Martí Bennassar, el asturiano Edu Pérez-Landaluce, el riojano Arturo Grávalos, el pucelano Vicente Hernaiz y el sevillano David Martín.

Enfrente cuatro etapas exigentes, con una crono inicial y tres etapas en línea donde bien el viento o bien la dificultad orográfica, con finales en alto y en cuesta, pondrán a prueba a los participantes y escenificarán la pelea por la general de la primera vuelta ciclista de esta nueva normalidad. Cuatro días en los que siempre pueden pasar cosas. Para empezar, una cronometrada de 3,4 kilómetros desde la playa de Los Molinos, en el entorno del embalse de Valparaíso, hasta el centro urbano de esta población zamorana a los pies de la Sierra de la Culebra. Para el miércoles, recorrido por las comarcas de Tierra del Pan, Tierra de Campos y Toro nada sencillo. El jueves, periplo montañoso por la comarca de Sanabria y paso por tierras gallegas. Para acatar, complicada etapa en la comarca de Aliste, siempre expuesta a los vientos, con varias subidas de entidad y final en Viñas.

El seis del Kometa-Xstra sufrirá alguna variación de cara al Trofeo Ayuntamiento de Zamora y el Trofeo San José. Tanto el asturiano Yago Segovia como el manchego Fernando Tercero entrarán en el equipo y en función de cómo evolucione la Vuelta a Zamora se concretará por quién. El Trofeo Ayuntamiento de Zamora presenta un kilometraje comedido y su rutómetro se adentra en territorios que volverán a afrontarse un día después. En el dominical San José, en las rutas del antiguo Iberdrola que se vienen desarrollando ininterrumpidamente desde 1949, un perfil muy exigente que juguetea con las orografías labradas por el Duero y el Esla y embalses como el de Castro, el de Ricobayo, el de San Román.

Mario Vilches había tenido ya ocasión de participar en tres carreras en este 2020 en su estreno en este equipo: el Memorial Julio López de la Torreel XXI Memorial Manuel Sanroma Valencia y en un frenético Trofeo Guerrita donde estuvo en el grupo cabecero. Esta fue la última cita competitiva para Vilches antes del parón por el COVID-19, ya que tenía previsto estar en la lista de la la Aiztondo Klasikoa, prueba de la Copa de España Ruta Élite/Sub-23 que se debía haber corrido el 17 de marzo y que ha pasado a octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *