Entrenamiento de calidad en Sierra Nevada

Javier Ceballos e Iván Contreras se ejercitan con sus compañeros de equipo en el Gsport-Franco Furniture en tierras granadinas, donde coincidieron con los profesionales Oier Lazcano, Luis Ángel Maté, Tomasz Marczynski y Juanpe López.

Los corredores del equipo egabrense, junto a los cuatro profesionales con los que compartieron la parte final del entrenamiento (Fotos: Joaquín León Rojas).

El Gsport-Franco Furniture continúa preparando sus próximos objetivos. Después del intenso entrenamiento la semana pasada en Cabra y el realizado un mes en la provincia de Málaga, ayer buena parte de los corredores del filial júnior del Manuela Fundación se reunieron para subir hasta los 2500 metros de altitud. Con salida en Pinos Puente, los ciclistas, entre los que se encontraba el jienense Javier Ceballos y el alcalaíno Iván Contreras, partieron de Pinos Genil para recorrer Güejar Sierra, Pinos Genil Salinas, Hoya de la Mora y regreso por Pradollano.

De salida acompañaron en este entrenamiento grupal el director deportivo y el mánager del Manuela Fundación, Emilio Rodríguez y José Pérez, mientras que el tramo final los chavales tuvieron el lujo de contar con la compañía de los profesionales Oier Lazacano (Cajal Rural-Seguros RGA), Luis Ángel Maté (Cofidis), Tomasz Marczynski (Lotto Soudal) y Juanpe López (Trek-Segafredo), con los que pudieron charlar.

El conjunto de la Peña Ciclista Egabrense dirigido por Joaquín León Rojas planteaba esta sesión con vistas al reinicio de la competición, en la Vuelta al Besaya, del 30 de julio al 2 de agosto. Ceballos y Contreras no acudirán a esa carrera y tampoco podrán tomar la salida como tenían previsto en el Trofeu Ciutat de Xàtiva (6 de agosto), cita de la Copa de España Júnior, una vez que la semana pasada se suspendiera, al igual que el siguiente evento del circuito nacional, el Trofeu 15 d’abril.

Donde sí correrán ambos será en Cártama el 2 de agosto en el Campeonato de Andalucía de Contrarreloj. Se trata de la Cronoescalada Sercopan, en la que todos los corredores deberán hacer frente a una dura y espectacular subida de unos 12 kilómetros que coronan en la Ermita de las Tres Cruces a una elevación por encima de los 600 metros sobre el nivel del mar. Habrá una pendiente media de 5,7% pero con rampas que superarán el 17%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *