Dejándose ver en el Trofeo Ayuntamiento de Zamora

Muy buenas sensaciones del quesadeño Mario Vilches (Kometa-Xstra Cycling Team) en la gran semana del ciclismo zamorano, con la que regresaba la competición amateur a nuestro país.

Mario Vilches, este enero en el training camp de su equipo en Oliva (Foto: Fundación Contador Team).

El quesadeño del Kometa-Xstra Cycling Team sub-23, Mario Vilches, sellaba hoy seis días de intenso ciclismo en tierras castellanoleonesas. El joven corredor ha estado presente en las tres pruebas celebradas en la provincia de Zamora que reiniciaban la competición en el campo aficionado en España y dando muestras de un gran estado de forma.

Tras su participación en la Vuelta a Zamora, en la que finalizó noveno tras mostrarse muy activo en las dos últimas etapas, Vilches ha participado en los dos trofeos que cerraban el tríptico zamorano.

Ayer, una nueva edición del Trofeo Ayuntamiento de Zamora le daba continuidad al ciclismo competitivo amateur español. Una prueba de kilometraje comedido, pero con la posibilidad de que el viento hiciera de las suyas e incluyendo algunas cotas montañosas donde romper planteamientos preestablecidos. Fugas, numerosas, desde el comienzo hasta el final. Y también una caída importante en el último tercio. Al final, llegada al sprint con victoria para el alicantino Alejandro Gómiz.

Un ritmo vivísimo, con una primera hora completada a 47 kilómetros por hora de promedio, y alternativas constantes que buscaban romper la carrera y que sin embargo nunca lograban brechas de tiempo significativas. Aventuras en un limbo de segundos. Pasado el ecuador de la carrera el manchego Fernando Tercero, que afrontaba su primer día de competición en este retorno de las carreras, se involucró en un quinteto. En la subida a La Barrosa el riojano Arturo Grávalos lanzó uno de sus envites y acabó vertebrando en torno a su intento un pequeño grupito, ocho unidades. Mario Vilches, muy atento también en las primeras posiciones, incluso coronaría tercero La Barrosa en ese carrusel de continuos ataques y contraataques. Pero la dinámica era voraz con cualquier aventura. La velocidad media final, 44,6 kilómetros por hora y el corredor de nuestra provincia finalizaba 54º, a siete segundos.

La semana zamorana de ciclismo que ha albergado este ansiado retorno competitivo concluía hoy con una de las grandes pruebas del calendario aficionado español. El Trofeo San José, el otrora conocido como Iberdrola, se disputaba sobre 155 kilómetros que en su último medio centenar concentraba cuatro subidas que serán fundamentales. A su dureza había que añadirle el desgaste acumulado de los días previos y la velocidad altísima de una jornada frenética como la del sábado. El Kometa-Xstra Cycling Team, equipo de la Fundación Alberto Contador, se llevaba el gato agua con la victoria de Vicente Hernaiz, mientras que Mario Vilches entraba a dos minutos de su compañero de equipo, en la 35ª plaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *