Hasta “el fin de la tierra” por solidaridad

Tres ubetenses pedalean los más de 1400 kilómetros entre Cabo de Gata y Cabo Finisterre para recaudar fondos y visibilizar ALES, la asociación jienense de padres de niños con cáncer. Trece días para superar un reto con 17 000 metros de ascensión.

Los tres intrépidos deportistas, hoy en FInisterre (Foto: Cedida).

Durante siglos se pensó que la tierra era plana y que el mundo terminaba en un lugar preciso más allá del cual no había nada, solo las aguas sombrías, aterradoras y repletas de monstruos. Aquel punto fue bautizado por los romanos con el nombre en latín de ‘Finis Terrae’, literalmente “el fin de la tierra”. Finisterre. Se encuentra en Galicia y es uno de los puntos más occidentales de Europa continental. Cuando los romanos llegaron a este lugar, presenciaron por primera vez el espectáculo sobrecogedor del sol hundiéndose en las aguas.

A aquella lengua de tierra que se adentra tres kilómetros en el océano Atlántico y desde la cual solo se ve mar, mire donde se mire, han llegado hoy los miembros de la expedición “De Cabo a Cabo” después de pedalear durante trece días. El pasado 17 de julio los ubetenses Manuel Varea y Alejandro y Alberto Jiménez comenzaban en el Cabo de Gata una aventura que les ha llevado a cruzar España en bicicleta: 1435 kilómetros, con 17 000 metros de ascensión. El objetivo: recaudar fondos para ALES (Asociación para la Lucha contra las Enfermedades de la Sangre, de Padres de Niños y Adolescentes con Cáncer, de Jaén) y visibilizar su acción.

Hoy han completado ese recorrido entre esos dos promontorios, entre Almería y A Coruña, realizando los últimos kilómetros, que les ha llevado desde Cee hasta “el fin del mundo”, después de que el lunes llegaran a Santiago de Compostela.

Un aventura además con un recuerdo muy especial para Ismael Valcárcel, fallecido el pasado 12 de julio después de haber sufrido atropellado por un coche unas semanas antes. En la novena etapa del reto (Astorga-Ruitelán), los intrépidos participantes llegaron a la Cruz de Hierro, un crucero situado entre las localidades de Foncebadón y Majarín y que se halla en el punto más alto del Camino de Santiago Francés. Allí vivieron un «momento especial y emotivo», rindiendo «un pequeño homenaje» al ruseño.

Desde el propio colectivo se ha hecho una llamada a toda la provincia de Jaén: «Debido a la situación que estamos viviendo, a esta crisis sanitaria por el COVID-19, todos los actos que teníamos previstos se han visto suspendidos y aplazados, lo que ha supuesto una gran pérdida de ingresos de todos los actos solidarios que se celebran en los pueblos de nuestra provincia».

Y en este escenario se enmarca la iniciativa de este grupo de deportistas: «Nuestros seguidores no dejan de sorprendernos, siempre hay gente solidaria que lleva nuestra causa por bandera, como los chicos del grupo “De Cabo a Cabo”. Desde la primera pedalada de esta solidaria aventura, quisieron colaborar con nuestra asociación, se pusieron en contacto con Jesús Mayenco, se vistieron con las equipaciones ciclistas que ALES Team venden para recaudar fondos, y comenzaron esta preciosa aventura, con un fin muy bonito y especial, poniendo la mirada en nuestros héroes y sus familias».

Según se destaca desde la asociación, «a estos chicos los mueve el deporte, pero principalmente la solidaridad y su apoyo a todas las familias, extendiendo y animando a todos sus amigos y seguidores a colaborar con ALES».

Para todas aquellas personas que quieran colaborar en este reto solo tienen que hacer un ingreso o transferencia con el concepto de “Donativo reto de cabo a cabo” en una de las entidades bancarias de la asociación o haciéndose socio de ALES a través del siguiente enlace

ALES Jaén es un colectivo que lleva trabajando desde 1991 en la lucha por el niño afectado con cáncer, tanto en su bienestar como en el de su familia. La asociación trata al niño y su familia de forma integral, facilitando al máximo el periodo hospitalario, con sus pisos de acogidas y con el El Jardín de los Sueños, espacio de ocio creado en el Hospital Materno-Infantil de Jaén por ALES y que sirve para evadirse al niño hospitalizad; al igual que los talleres y juegos en compañía del voluntariado. Precisamente en 2019 se creó ALES Team, que aúna solidaridad y deporte para concienciar al colectivo deportista de la necesidad de donar sangre y médula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *