«Mario Vilches tiene condiciones para llegar a ser profesional»

El exprofesional Rafael Díaz Justo, director del equipo sub-23 de la Fundación Alberto Contador, anuncia en el programa “A Tope” la renovación de todos sus corredores y valora la figura de ‘Triki’ Beltrán.

Rafael Díaz Justo es una fuente de sabiduría ciclista. Sus diez años como profesional en ONCE y Liberty Seguros, y su pasión por este deporte, le avalan. En la actualidad dirige el equipo sub-23 del Kometa-Xstra Cycling Team. Fue el invitado del séptimo programa de ¡A Tope!, espacio semanal realizado por Café Deportivo Colombia/Dfacto Radio y El Ciclismo de Jaén. La conversación dejó claro cómo disfruta y vive el toledano el ciclismo.

La conversación sirvió para repasar su trayectoria como corredor y analizar una actualidad marcada por la pandemia del COVID-19, además de charlar sobre la tecnología en el ciclismo, destacar la dureza del Campeonato de España que se disputará en la provincia de Jaén, analizar la Vuelta a Burgos y valorar la labor de los equipos de la Fundación Alberto Contador. Pero también para hablar de dos ciclistas de la provincia de Jaén que conoce bien: Manuel ‘Triki’ Beltrán y Mario Vilches. El primero, compañero de pelotón durante muchos años y en la selección española. Y además, amigos. El corredor quesadeño, en las filas de la escuadra que dirige.

Respecto a Beltrán, fue contundente para destacar su calidad, como persona y como corredor: «Es un gran amigo, y mejor persona. Con diferencia posiblemente en mi época fue de los diez mejores ciclistas de España. Y a nivel mundial dio sus pinceladas en sitios muy importantes como el Tour de Francia, el Giro de Italia… Todo lo que diga de él es poco. Ahí están sus datos. ‘Triki’ fue un gran gregario que podía haber sido un líder en un equipo pequeño. Pero decidió ser un gran gregario en equipos grandes en terrenos muy exclusivos, que es la alta montaña. En aquellos años era de los mejores gregarios del mundo y estaba muy cotizado. Fue de esos corredores que los equipos se pegaban por tener un escalador de esos niveles, como está pasando en Ineos. Es que hoy te gana Iván Ramiro Sosa, pero posiblemente Sosa sea el gregario de Bernal y sea al mismo nivel que él».

Preguntado por Mario Vilches, destacó «el motor» del joven corredor, pero reconoció que le falta dar un paso al frente: «Es el primer año que está con nosotros. Me da un poco rabia todo esto de la pandemia porque es un ciclista que tiene recorrido. Tiene que aprender muy deprisa, porque, como decimos en nuestro argot, tiene mucho motor, pero tiene que aprender a ser ciclista. Estamos en ello. Vamos a intentar en los meses que nos quedan en darle un empujón para que sea un poco más valiente». En este sentido, Díaz Justo puntualizó que «hay muchos ciclistas que tienen mucho motor, pero a veces no sé si la palabra es que se acomodan o tienen miedo escénico a fracasar. Pero lo más bonito es fracasar intentando buscar una victoria. No fracasa el que no lo intenta. Con Mario nos pasa esto. Es un escalador puro. A corto plazo creo que es un ciclista que puede llegar a ser profesional. Se lo tiene que trabajar, como todos, pero si tiene ambición y le echa ganas, puede ser profesional, porque tiene condiciones. Ya hemos observado que tiene condiciones. Tiene todos los datos técnicos, pero ahora tiene que acompañar la cabeza».

El ciclismo aficionado vive una situación complicada, acentuada por la pandemia del COVID-19. Pero desde el equipo de la Fundación Alberto Contador han dado pasos dirigidos a defender la posición de los ciclistas. Así lo explicaba Díaz Justo: «Nunca ha pasado una cosa como estas en el ciclismo, pero pasa y mira la desgracia que hay con los cambios de categoría. Nuestro deporte se está poniendo en un formato de convertirse en profesional muy joven. Entonces, este año para muchos sub-23 de cuarto año piensan que se ha perdido, pero en nuestro caso, no, porque vamos a renovar a todos los corredores sub-23 con el objetivo de que sigan con nosotros porque no sería justo ni ético el perderlos en el camino. Son grandes ciclistas. Soy partidario de que los ciclistas no se les mira por la edad sino por el posible recorrido que tengan y en nuestro proyecto tenemos ciclistas con recorrido. Vamos a intentar exprimirlos hasta conseguir que sean buenos ciclistas. Esto es un poco lo que ha traído la pandemia».

Hablaba también del regreso a la competición: «No va a ser fácil, porque los datos por desgracia no nos están acompañando. Si somos capaces de aguantar el tipo hasta finales de octubre, podríamos salvar el expediente de cara a los patrocinadores». Pero señalaba varios problemas, como el esfuerzo brutal que han hecho los corredores durante el confinamiento, «porque psicológicamente ha sido muy duro», y la falta de pruebas en España, ya que «hay equipos con muchos corredores que no tienen competiciones para tantos ciclistas». También se mostró crítico con el formato actual de la categoría continental.

En esa dirección ponía su mira en este mes: «Vamos a ver si agosto nos da cierta tranquilidad, por lo menos para hacer las competiciones que tenemos. Las próximas semanas tenemos ya la Copa de España, con pruebas en Valladolid y en Ontur, y luego iremos al Nacional de Jaén, que este año es muy duro, tanto la ruta como la crono».


«‘Triki’ fue uno de los diez mejores ciclistas de España de mi época. Fue un gran gregario que podía haber sido un líder en un equipo pequeño. Pero decidió ser un gran gregario en equipos grandes en terrenos muy exclusivos, que es la alta montaña. Era de los mejores gregarios del mundo y estaba muy cotizado»


Tiene claro que el ciclismo ha cambiado muchísimo. Y quien fuera ganador de etapa en la Vuelta a Galicia se mostró muy crítico con el uso de la tecnología: «Está haciendo mucho bien, pero posiblemente también mucho mal. Los entrenos por potencia, los vatios… nos está haciendo ser muy autómatas… Esto hace que los ciclistas sean demasiado conservadores. A mí me gustaba ese ciclismo al ataque que hacía Contador».

Y su trayecto como ciclista profesional. En un superequipo como ONCE: «Me tocó vivir una época muy bonita en un equipo muy importante, similar a lo que podría ser ahora Ineos». Destacó 2001 como su mejor año deportivo: «Hice entre los diez primeros en varias etapas de la Vuelta a España, y encima participé en una victoria de un Mundial, que eso no se puede decir todos los días». Siempre como gregario, una figura que reivindicó: «Yo venía de hacer muy buenos resultados en amateur y me di cuenta muy rápido de cuál era mi sitio” (en aquella escuadra destacaban nombres como Johan Bruyneel, Alex Zulle, Laurent Jalabert, Erik Breukin, Oliverio Rincón, Laurent Dufaux o Mariano Rojas). «Hay un momento en los dos primeros años que te tienes que dar cuenta de a dónde puedes llegar y para qué. Si en los dos primeros años no sabes cuál es tu sitio en el pelotón, tienes un problema. Y tal problema es que tal y como está la oferta y la demanda en el ciclismo es la continuidad. El arte de saber trabajar no está al alcance de muchos, porque al final tienes que tener un motor para resistir el envite de todos lo que te atacan, de tirar abajo escapadas, de dar cobertura de agua en zonas que casi no llega nadie… Al final me fui dando cuenta de que eso lo hago dignamente. Y voy aprendiendo porque tengo la fortuna de tener en la ONCE a posiblemente los mejores gregarios del mundo: Herminio Díaz Zabala, Alberto Leanizbarrutia, Neil Stephens… Era un equipo que tenía muy buenos líderes, pero es que los gregarios eran espectaculares».

Y tras disfrutar en ONCE y Liberty Seguros, sumando seis participaciones en las grandes vueltas y una victoria en el Tour del Porvenir, ahora dirige el sub-23 del Kometa-Xstra Cycling Team, donde «estoy intentando enseñar ese oficio, que no es fácil». Un proyecto del que forma parte desde hace siete años y donde forma a ciclistas, con la satisfacción de haber conseguido que más de 20 ciclistas pasaran a profesionales: Enric Mas, Fernando Barceló, Juanpe López, Ángel Fuentes… Pero con un criterio claro: «Que lleguen a la gran categoría no es fácil, pero estamos buscando que lleguen y que permanezcan años en el ciclismo profesional». Aunque Fran Contador, Alberto Contador e Iván Basso trabajan en poder avanzar un escalón más, con la idea de que «en un futuro no muy lejano esos corredores que sean a profesionales sean nuestros en un equipo que puedan estar disputando una vuelta grande».


«La tecnología está haciendo mucho bien, pero posiblemente también mucho mal. Nos está haciendo ser muy autómatas y hace que los ciclistas sean demasiado conservadores. A mí me gustaba ese ciclismo al ataque que hacía Contador»


Rafael Díaz Gallego, quien también analizó la Vuelta a Burgos y el papel de Remco Evepoel, es igual de valiente como técnico que Alberto Contador lo era en la carretera: «Siempre intento buscar una situación diferente independientemente de cómo vaya la carrera… Atacar a 80 kilómetros de meta, hacer cosas diferentes, como hacía Contador. Yo creo también que Bernal viene en este formato, de hacer cosas un poco épicas, diferentes». Echa de menos ese tipo de cosas, que sí veía en el ciclismo de los 90: «Recuerdo que en las clásicas de las Copas del Mundo había ataques en mil sitios. También cuando corría el Kelme. Era un locura. Vicente Belda mandaba atacar en siete sitios distintos en situaciones diferentes de carrera. Había un momento que era un polvorín, y yo echo en falta eso ahora. El trabajo en potencia que se está haciendo ahora, automatiza mucho al ciclista», insistió.

No quiso dejar de dar las gracias a los patrocinadores en un momento tan complicado como el que se está viviendo: «Gracias a todos los patrocinadores, no solo los nuestros, sino de todos los proyectos, porque ahora mismo están haciendo un imposible. Me consta que el próximo año en España va a ser varios equipos que no van a continuar. Eso es un drama. Otra situación son las pruebas deportivas. No vale de nada tener cuarenta equipos si no hay carreras».


La entrevista se encuentra disponible en Youtube, iVoox, Spotify, Google Podcast, Facebook y Twitter.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *