La exigencia de Torredonjimeno examina al Kometa-Xstra

El equipo sub-23 de la Fundación Contador acude a la Clásica de Torredonjimeno con un ‘siete’ en el que incluye a los dos primeros clasificados de la Copa de España y a Mario Vilches, ya recuperado de la rodilla y que fue 14º el pasado año.

El sevillano David Martín pone a prueba su liderato provisional de la Copa de España este domingo con un exigente examen en las geografías jienenses. La Clásica de Torredonjimeno, una de las carreras con mayor dificultad orográfica del calendario nacional, recibe a un pelotón ávido de competición en el que Martín y el pucelano Vicente Hernaiz ocupan las dos primeras posiciones de la clasificación. «Llegamos con muchas ganas, toca defender el maillot rojigualda en casa y en una de las carreras que más desnivel acumulado tiene», adelanta el de Mairena de Aljarafe, que tendrá a Mario Vilches como uno de sus baluartes en esta prueba.

Martín y Hernaiz encabezan un potentísimo Kometa-Xstra Cycling Team que completan el catalán Álex Martín, el manchego Fernando Tercero, el propio Vilches y los dos sub-23 que han competido como stagiaires con el conjunto continental de la Fundación Contador en la Vuelta a Hungría y el Giro d’Italia U23, respectivamente: el riojano Arturo Grávalos y el asturiano Edu Pérez-Landaluce.

Vilches hizo una buena carrera en la edición del pasado año. Fue 14º en la línea de meta, siendo 9º de su categoría y llegando en el pelotón que llegó a 19 segundos del ganador, el madrileño Sergio Román Martín (Caja Rural-Seguros RGA). En declaraciones a El Ciclismo de Jaén, el corredor de Quesada confirma que ya se encuentra recuperado de las molestias en la rodilla que le impidieron rendir a buen nivel en la Volta a la Provincia de Valencia.

El corredor, que hace algo más de un mes cumplía 22 años, tiene claro que el objetivo es defender las posiciones de Martín y Hernaiz en la clasificación general de la Copa de España: «Hay que intentar mantener el liderato de los dos compañeros». Y, para ello, es consciente de la exigencia de la prueba: «Torredonjimeno siempre es una carrera dura. Siempre se suele romper en el puerto de Locubín y en el Alto de Valdeñas, llegando un grupo reducido a meta».

«El trabajo está prácticamente hecho, solo queda tener suerte y disfrutar de una carrera tan bonita, más aún llevando un maillot que defiendo. Intentaré dejar al equipo en lo más alto posible en la carrera de casa», valora un David Martín que ascendió a liderato tras su gran victoria en el Memorial Ángel Lozano de Valladolid.

En el trazado de Torredonjimeno, un itinerario con muchas embocadas que van restando fuerzas. Los primeros cien kilómetros presentan multitud de repechos que ya de por sí no hacen nada amable la prueba. A partir de Castillo de Locubín llega el encadenado de las subidas a Locubín (más de ocho kilómetros a una media superior al 5% y rampas del 11%) y Valdepeñas (3,5 kilómetros al 6,5% y porcentajes máximos del 9%), además de otras subidas de cierta entidad que no puntúan y a buen seguro condicionarán la evolución de la prueba.

La edición 2020 de la Clásica de Torredonjimeno será la penúltima prueba puntuable de la Copa de España, ya que en las últimas semanas varias citas han confirmado su suspensión definitiva en este año tan atípico como consecuencia de la evolución de la pandemia generada por el COVID-19. La última ha sido, precisamente, el Gran Premio Macario de Alcalá de Henares; una renuncia que convierte de esta manera al Memorial Valenciaga en la última carrera del certamen. Aunque antes, empero, hay que negociar las rutas de Torredonjimeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *