Jaén reina en la Titan Desert

Luis Javier Hidalgo y Miguel Ángel López Liébanas ganan la categoría Ambassador de la decimoquinta edición de la mítica prueba, la de más nivel de la historia de la carrera y disputada en la provincia de Almería, después de ganar las cinco etapas de una competición marcada por un estricto protocolo anti-COVID-19.

Los jienenses López Liébanas e Hidalgo posan con el fósil de 'finisher' de la Titan Desert.

La Titan Desert presentaba este año un recorrido de 400 kilómetros y 7000 metros de desnivel acumulado positivo en cinco etapas con una gran novedad. La épica carrera cambiaba de fecha y de escenario debido a la pandemia global por el nuevo coronavirus y se trasladaba desde el desierto de Marruecos hasta la provincia de Almería. Y allí han competido Luis Javier Hidalgo y Miguel Ángel López Liébanas, que acudían por primera vez a esta prueba.

Se enfrentaban a la competición con el objetivo de convertirse en finishers de la Titan Desert. Y lo han logrado hoy. Pero según pasaban las etapas el plan se volvía más ambicioso gracias al dominio demostrado de principio a fin en la categoría Ambassador, en la que los participantes representan a sus localidades. La pareja formada por Hidalgo y López Liébanas han logrado la victoria en las cinco etapas en su categoría y se han alzado con el triunfo final representando a la ciudad de Jaén. En la última jornada, de 64 kilómetros y 1204 metros de desnivel acumulado positivo, los corredores del Coferpu FS Bike el resto de la temporada han llegado a la línea de meta en primera posición de la categoría con una ventaja de casi once minutos sobre Alejandro Rodríguez y Gonzalo Santos (Guadalajara).

La Titan Desert ha puesto su broche de oro en Almería en una edición que pasará a la historia por muchos motivos. Desde que el COVID apareció a principios de año, nuestro día a día se ha visto condicionado hasta el punto de que ha cambiado la forma de relacionarnos, de vivir. En marzo, la aventura prevista en Marruecos se tuvo que aplazar a noviembre. Y este verano la pandemia llevó la carrera a un nuevo emplazamiento, Almería, un lugar que no pasará de largo y que ha venido, quizás en un formato diferente, para quedarse.

La edición 2020 queda marcada por un estricto protocolo COVID-19 para las casi mil personas que forman la caravana Titan. Pero también se recordará por la presencia del mejor ciclista español de la historia, el cinco veces campeón del Tour Miguel Indurain, por un campamento ubicado en un escenario de cine y por la batalla entre dos auténticos fuera de serie, Sergio Mantecón y Josep Betalú, así como por el dominio implacable de una de las mejores ciclistas españolas de MTB, Clàudia Galicia.

Los representantes de Jaén, en el podio junto a la pareja de Guadalajara.

La ciclista mundialista empezó la relación con el deporte que tanto ama en 2013. El sorteo de un dorsal la llevó a Marruecos y ni más ni menos consiguió la victoria. Volvió en 2014 para repetir triunfo y ha vuelto este año para «cerrar un círculo». Clàudia cruzó la meta llorando y es que la Titan marca su punto final como ciclista profesional.

En una de las ediciones, si no la que más, con más nivel de la historia de la carrera, la clasificación masculina ha deparado una batalla sin tregua entre los dos favoritos a la victoria local. Josep Betalú, ganador de las última cuatro ediciones de la carrera, defendía el trono de rey del desierto ante un pelotón con ganas de batirle.

Ente ellos, un nombre destacaba sobre el resto, como así se ha visto en carrera, el de Sergio Mantecón. Venía en plena forma después de hacer un noveno lugar en el reciente Mundial XCM y ambos han mantenido una espectacular batalla día a día. Vigilándose y atacándose constantemente, han demostrado estar un paso por encima del resto en cuanto a estado de forma y estrategia y el duelo se lo ha llevado el corredor del equipo polaco Kross Racing Team.

El otro nombre que ha brillado con luz propia poco tiene que ver con la competición deportiva vivida esta semana. Tanto en el pelotón como en el campamento, Miguel Indurain se ha llevado los elogios de todos. Por su forma de integrase, de convivir y de demostrar que sigue siendo un referente. El navarro ha corrido junto a su hijo y su cuñado y ha sufrido y disfrutado a partes iguales. «Lo de las ruedas gordas no es lo mío», declaraba tras cruzar la meta. «La Titan es una carrera muy especial, donde los campamentos son muy importantes y donde se ha demostrado que con seguridad se pueden volver a celebrar eventos deportivos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *