«Las ganas de aprovechar todas las carreras son enormes»

Mario Vilches comienza la temporada este domingo en la Aiztondo Klasika, primera cita de la Copa de España Élite y Sub-23 y cuya dureza final se adecúa a las condiciones del quesadeño del equipo de la Fundación Contador.

Por fin. La Copa de España Élite y Sub-23 regresa este domingo, dos fines de semana más tarde de lo originalmente previsto para el inicio de la edición de 2021. La situación sanitaria no ha puesto las cosas fáciles en el arranque de la temporada y ha seguido afectando a la normalidad del calendario prefijado. Y no solo en la Copa. Ni el Circuito del Guadiana ni el Trofeo Guerrita, las dos primeras pruebas del circuito nacional, han podido celebrarse. También se han movido el Gran Premio Primavera de Ontur y la novedosa Vigo Copa de España sub-23. Aiztondo, el tercer compromiso del certamen, se ha acabado convirtiendo en la primera parada de esta edición de la Copa. El sentir general es unánime: hay mucha hambre de competición.

Una prueba que no pudo disputarse el añol pasado y en la que, como uno de los veinte equipos fijos de la Copa de España, estará la estructura sub-23 del equipo de la Fundación Contador. El quesadeño Mario Vilches estará en el ‘siete’ del Eolo-Kometa Cycling Team y acudirá a la localidad guipuzcoana de Asteasu con muchas ilusiones para una carrera cuya exigente parte final se ajusta a sus condiciones.

El cántabro Álvaro García, el castellanoleonés Vicente Hernaiz, el catalán Álex Martín, el asturiano Edu Pérez-Landaluce, el castellanomanchego Fernando Tercero y los andaluces David Martín y Mario Vilches componen la primera alineación con el que la estructura que dirige Rafa Díaz Justo encara la prueba inaugural de la competición.

«La pretemporada ha sido atípica y bastante larga debido a todas las suspensiones y aplazamientos de carreras, pero el trabajo que hemos hecho ha sido muy bueno. Las ganas de aprovechar todas las carreras son enormes. Aiztondo es una de las más duras de la Copa, en mi opinión, por el circuito final y eso siempre será bueno para mis condiciones», destaca el corredor de Quesada, cuya última carrera fue el pasado octubre el mítico Memorial Valenciaga.

La última prueba de Vilches fue el pasado octubre.

Como recuerda en una nota de prensa el equipo sub-23 del Eolo-Kometa Cycling Team, la Aiztondo Klasika, siempre con un trazado itinerante dentro del territorio guipuzcoano, y siguiendo exigentes protocolos de prevención, volverá a ofrecer un recorrido complicado por la sucesión de ascensiones que lo endurecerán. La edición 2021 de la prueba vasca puede dividirse en tres partes: un primer recorrido de poco más de 79 kilómetros donde hay que ascender Altzo, Larraitz, Altzo, Alkiza y Aduna; un segundo circuito de 14,3 kilómetros donde hay que completar cuatro giros en los que hay que gestionar sendos pasos por Aduna; y finalmente un bucle final de 7,4 kilómetros en los que hay que superar Zizurkil y, apenas a 4 kilómetros del final, otra vez el repecho de Aduna.

Vuelve la Copa. Llega el gran ciclismo amateur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *