Decimoquinto puesto para ir cogiendo el ritmo

Mario Vilches entra a 1:21 del ganador del Memorial Aitor Bugallo en su segunda competición de la temporada. Gran trabajo del equipo Eolo-Kometa Cycling Team en Durango.

El quesadeño Mario Vilches, antes de tomar la salida de la Aiztondo Klasika el pasado 14 de marzo (Foto: Organización).

La sexta edición del Memorial Aitor Bugallo (Durangoko Saria Nagusia) se ha disputado con una gran actuación del Eolo-Kometa Cycling Team, escuadra en la que milita Mario Vilches, que ha finalizado decimoquinto, a 1:21 del ganador, y entrando en segundo lugar de un grupo de cinco ciclistas.

Tras cruzar la línea de meta, el quesadeño destacaba en declaraciones a El Ciclismo de Jaén que se ha encontrado «bastante bien durante la carrera. En la parte final tuve un percance. Era un puerto de toboganes y al cerrar el hueco me encontré con otro tobogán y ya llegué tocado». No obstante, Vilches se ha mostrado satisfecho porque «voy cogiendo el ritmo poco a poco» de cara a las siguientes citas de la Copa de España Élite y Sub-23, que se reactivará el 11 de abril con el Memorial Valenciaga y una semana más tarde con la Clásica Ciudad de Torredonjimeno.

Se trataba de la segunda carrera de la temporada para el corredor de Quesada, que no pudo completar una durísima Aiztondo Klasika por las condiciones climatológicas, y que hoy ha sido el segundo mejor corredor de su equipo tras el corredor vallisoletano Vicente Hernaiz, que ha firmado una nueva segunda posición para la estructura sub-23 de la Fundación Contador en este atípico arranque de temporada. El pucelano ha acariciado el triunfo en Durango después de una gran actuación individual y colectiva del equipo. En un intenso y ajustadísimo sprint la victoria fue para Iván Cobo, con Sergio Jiménez en la tercera plaza.

Un podio de gran valor que pone de relieve la buena línea de trabajo de la escuadra. Y toda una lección de perseverancia con el sello de Hernaiz en esta competición de 132 kilómetros en la que se han superado los 43 kilómetros por hora de media.

Se hizo una primera importante selección en el grupo, con tres corredores del Eolo-Kometa Cycling Team delante, pero fue la última subida al Alto de Goiuria la que hizo la criba definitiva con menos de diez kilómetros para el final. A la hora de la verdad Hernaiz estuvo delante. Hasta entonces la prueba estuvo marcada por un par de intentos de fuga que lograron cierta estabilidad temporal y algunas caídas en las que, sin mayores consecuencias, se vieron involucrados Alejandro Luna, Arnau Gilabert o Fernando Tercero.

«El equipo ha corrido fenomenal desde el primer kilómetro», destaca un Félix García Casas que dirigió al equipo en Durango debido a los inminentes compromisos de la estructura sub-23 en Italia, donde está Rafa Díaz Justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *